Lo que no está en internet no existe. Aunque muchas empresas han optado por quedarse solo con las redes sociales, la presencia en Twitter, Instagram o Facebook por sí sola no basta.

En el momento de iniciar un negocio – o afianzarlo – es importante contar con una buena página web.

Los potenciales clientes necesitan un lugar al cual puedan acudir para aprender más acerca de los productos que se venden o los servicios que se ofrecen. Ahí entra en juego el sitio web.

Este es sin duda el paso más importante para tener una presencia 2.0. Además, si no se paga para tener presencia en redes sociales, es  el único paso que requerirá un gasto.

Creando la página web

En teoría es posible crear una página web totalmente gratis, pero el resultado no será el más óptimo para desarrollar un negocio profesional. Por lo tanto, lo principal es escoger un buen servicio de hosting que se debe pagar a una empresa encargada de ello.

Una sencilla búsqueda de Google mostrará cuáles son las compañías que ofrecen servicio de hosting más cercanas y fiables de cada ciudad.

Es importante evaluar cada paquete que tengan disponible y, como se busca consolidar la presencia web, escoger un plan a largo plazo que al final represente un mayor ahorro.

También es posible que deba sumarse otro gasto para costear el pago de un profesional capaz de gestionar correctamente la página web de la empresa. Con esta inversión se lograra que tenga un diseño atractivo y que facilite la navegación de los usuarios.

Atraer tráfico de clientes

Una vez en funcionamiento, el portal web va a necesitar un tráfico importante de personas que naveguen en él y se traduzcan ventas.

Este asunto lleva tiempo y pueden pasar semanas, y hasta varios meses, para que internet muestra la web de la empresa en los primeros resultados de búsqueda.

Hay maneras de acelerar este proceso, entre ellas pagarle a Google para que la página aparezca en los primeros resultados de búsqueda. Aunque puede resultar algo costoso, es efectivo y garantizado.

También existen alternativas como incrementar el esfuerzo en las redes sociales, generando interacciones que inviten a visitar la web. Esto se puede lograr a través de concursos, descuentos y más.

Pagar por publicidad o lograr convenios con otros sitios en internet también es efectivo para darse a conocer. Lo más importante es mantener actualizada la página con los servicios que se ofrecen y complementarla con el trabajo de redes sociales, publicidad y prensa.